FANDOM



El Árbitro Balthassar es probablemente el mayor genio científico de la Alianza Azur, un amoral investigador al servicio de Matthew Gaul que desarrolla algunas de las mayores armas biomágicas de la actualidad. Bajo el sobrenombre de El Monstruo, se encarga de crear armas vivientes para el Arconte en su fortaleza de Seifer, mientras se prepara para la inminente guerra con el Imperio.[1]

Apariencia

Balthassar es un hombre de mediana de edad, canoso, posea una cicatriz en la cara y le falta una oreja, pero si característica mas son sus ojos ligeramente dorados que tienen la capacidad de poner nerviosa a cualquiera que los mire.

Personalidad

Es fácil considerar a Balthassar un monstruo amoral, pero lo cierto es que no es una persona genuinamente malvada. Si bien no tiene problemas en actuar de un modo cruel o matar a inocentes, sólo recurre a ello si tiene una razón de peso y nunca lo disfruta. En el fondo, no tiene mucho apego a la vida humana, aunque por el contrario siente genuino aprecio por las criaturas sobrenaturales que le sirven y por sus experimentos. El aspecto que más lo redime es que nunca miente y siempre mantiene su palabra, algo que se le inculcó desde niño e hizo mella en él. No obstante, para él su investigación va por delante de casi todo, y hay pocas líneas rojas que no se atreva a cruzar para conseguir que sus creaciones sean un éxito.

Historia

Su verdadero nombre es Hans Upior y nació en el seno de una importante familia de Tol Rauko. Desde niño, fue entrenado por los mejores para convertirse en caballero y heredar el mando de su familia, pero el chiquillo no tardó en descubrir que ese no era su lugar. Con sólo doce años se escapó de casa y empezó a trabajar en un grupo de mercenarios, en el que ganó lo suficiente como para pagarse los estudios en las mejores universidades de Ilmora. Allí alimentó su conocimiento, y desarrolló teorías tan avanzadas que parecían imposibles para un joven de su edad. Pero sus estudios empezaron a tomar un matiz más oscuro, y pronto comenzó a desarrollar en secreto experimentos que podían considerarse como impíos. Antes de que la inquisición fuera a por él, el joven Hans escapó y vagó por el mundo, compaginando su trabajo como mercenario de renombre con sus investigaciones. Durante este tiempo incluso pasó unos meses estudiando bajo la tutela del doctor Loctus Khan Schwarzwald, aunque se marchó al darse cuenta que podía acabar loco si seguía adentrándose en la cabeza de su extraño tutor.

Con el paso de los años se ganó una reputación a la vez temible y legendaria en el inframundo criminal, llegando a trabajar prácticamente para todas las organizaciones ocultas de Gaïa, incluyendo incluso algunos encargos para Samael (algo que muy pocos humanos han hecho). Como pago, Hans siempre solicitaba cosas que pudieran ayudarle en sus investigaciones, ya fueran fondos económicos u otras cosas más inusuales.

Finalmente, tras más de dos décadas como mercenario, fue capturado por la Inquisición mientras dormía, pero, antes de que fuese interrogado y ejecutado, el futuro Arconte Supremo Matthew Gaul intervino en secreto para liberarle. Desde entonces, ha estado a su servicio, aunque más que por pagar su deuda, lo sigue porque el Arconte le proporciona todo lo que necesita para trabajar. Además, a Balthassar le gusta la estructura militarista de Gaul.

Hans es en realidad un Nephilim Vetala que en su vida pasada trabajó como investigador sobrenatural para Rah durante la Guerra de Dios. A veces, aún tiene vestigios de sus conocimientos pasados, lo cual le obsesiona y alimenta su ansia científica. Este origen es también la causa por la que se siente mejor entre seres sobrenaturales que entre humanos; de algún modo, percibe que su lugar no está entre los hombres.

Tras crearse la Alianza, Matthew le otorgó el rango de Árbitro y le puso a cargo de supervisar un proyecto para crear monstruos artificiales para Azur, una labor que ha cumplido al pie de la letra; de momento ya ha probado en secreto varios soldados sobrenaturales con excelentes resultados.

Poderes y Habilidades

Balthassar es un genio extremadamente previsor y le gusta tener siempre uno o dos ases en la manga para asegurarse la victoria. No obstante, eso a veces entra en contradicción con el placer que siente demostrando su descomunal poder personal y puede ser descuidado si cree que su enemigo es muy inferior a él. Aún así, no tiene problema en utilizar las monstruosidades que le sirven si cree que puede haber problemas.

Por lo general, posee varias criaturas atadas que libera para combatir a su lado, algo que le da una amplia superioridad en combate y lo convierte en un ejército viviente allá donde va. Dado que su regeneración de Zeon es muy limitada para semejante ejército, para mantener los lazos usa artefactos que le facilitan la atadura o simplemente libera a las criaturas que considera más leales, y sólo vuelve a atarlas cuando necesita que estas permanezcan ocultas. Los entes más poderosos que posee son un Ginnungaus y un Recolector de Huesos, aunque su verdadero as en la manga es una Abominación primigenia a la que ha alimentado personalmente hasta hacerla crecer al máximo de su potencial. La Abominación está controlada gracias a un sistema sobrenatural que la hace sentir que el Árbitro es alguna clase de ente primigenio al que está sometida, aunque suele estar tan descontrolada que Balthassar prefiere usarla contra masas de enemigos, pues salvo al Árbitro la criatura ataca sin miramientos a todos los demás seres, incluyendo a sus aliados.[1]

Balthassar también cuenta con la compañía de El Príncipe Azul, un ente sobrenatural que escapo del interregno de Theresia. El poder de la criatura es considerable (Guerrero Acróbata, Nivel 12[2]), pero solo puede apoyar al árbitro si este lo solicita explícitamente, y al hacer esto Balthassar pierde un año de vida.

Notas Curiosas

  • La Abominación que se encuentra ha su servicio es el avatar del Dios Primigenio Zvilpogghua, uno de los entes con los que al árbitro ha pactado.[2]
  • Las criaturas que Balthassar suela crear para la Alianza tienen un nivel comprendido entre 5 y 6.[2]
  • Tiene una buena relación con Adolf Brunner, son colegas, aunque este último considera que desperdicia su talento.[2]
  • Toca el violín, pero lo hace fatal y no soporta las críticas.[3]

Bibliografía

  1. 1,0 1,1 Dramatis Personae Vol. II (pag. 4 - 7)
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 Q&A Balthassar
  3. Documento Árbitros
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.