FANDOM



Existo para servirle.

Cada gota de mi sangre, cada pedazo de mi carne, las mismas raíces de mi alma son suyas.

Soy su arma. Su instrumento.

El fin de todo aquel que se atreva a desafiarle.

Bael

Bael, conocida en ciertos ámbitos como “La Bruja Oscura de Ophiel”, es la demoníaca compañera del Ángel Caído y tambien una de las personas más temidas de la organización. El poder que corre por sus venas es incomparable, ya que en ellas reside la sangre híbrida de Tiamat, Madre de los Demonios, y un alto sacerdote de Shoteth.

Personalidad

Con una devoción ciega que supera al amor, Bael se ha consagrado a Ophiel en cuerpo y alma. Sabe perfectamente que él no siente nada por ella, si bien eso es algo que le importa más bien poco mientras siga a su lado. Pese a todo, detesta verle con otras mujeres y odia todavía más a Kairos, por ser el único hacia el cual el Ángel Caído muestra algo de genuino cariño.

Vive por y para el, y no dudará en entregarle su vida entera si lo necesitase.

Historia

Como una niña mestiza de demonio y mortal, Bael fue maldita desde que puso los pies en el mundo. Apartada de la sociedad y oculta a los ojos de todos, su padre la usó para realizar rituales y tratar de incrementar su propio poder. Cada uno de los conjuros que la chiquilla aprendía, de los sortilegios que eran inculcados en su mente, no tenían más fin que el de experimentar con fuerzas desconocidas. Disciplinada por su madre, la niña desarrolló una fidelidad ciega hacia ella, tratando por encima de todo de complacerla y de recibir sus palabras de elogio. Aunque su naturaleza demoníaca era menos fuerte que la de sus tenebrosos hermanos mayores, poco a poco la diabólica sangre de Tiamat se hizo un hueco en su corazón, inundándolo de un frío odio hacia la creación. Sin embargo, nada de eso logró satisfacer a su madre. Hastiada por la falta de resultados valiosos para ella, obligó a Bael y a su padre a realizar un arriesgado ritual en un templo en las profundidades de la tierra con el fin de abrir un portal hacia el Infierno. Realmente, Tiamat nunca tuvo esperanzas de que fuera a funcionar; su único interés era recabar información para el futuro.

Como resultado, el ritual provocó un inmenso cataclismo que consumió el alma del sacerdote y de varios príncipes demonios, a la vez que devastó por completo la construcción. Herida, Bael tendió la mano hacia su madre, con la esperanza de que la sacase del templo antes de que se derrumbara. Sonriente, Tiamat se arrodilló frente a ella y, haciendo caso omiso de las súplicas de su hija, se marchó mientras todo sucumbía a su alrededor. Cómo logró la medio-demonio sobrevivir, sepultada por completo bajo las rocas, es algo imposible de saber, pero durante una década permaneció allí, incapaz de moverse o de decir una sola palabra. En la absoluta oscuridad, su mente divagó entre la locura y la realidad, sostenida por su deseo de vivir. Ya al límite, con el cuerpo roto y demacrado por años de destrucción, escuchó un seco ruido mientras las rocas volaban en pedazos. Y entre las tinieblas, Ophiel, el Angel Oscuro, apareció ante ella tendiéndole la mano.

-Ven conmigo. Ahora eres mía.- fueron sus únicas palabras.

Cuando lo vio, fue como mirar el rostro de Dios.

Tras recuperarse, Bael se puso a su servicio. Al lado de aquel hombre tenía un motivo para usar sus poderes, a alguien que la necesitaba y le susurraba cálidas palabras en el oído. Sin dudarlo, lo siguió cuando recibió el título de Ángel Caído de Samael y ascendió a su lado hasta lo más alto.

Poderes y Habilidades

Bael es una de las hechiceras oscuras más poderosas de la organización. Pese a que su naturaleza demoníaca le ha otorgado unas considerables capacidades innatas, ella misma se ha esforzado todo lo inimaginablemente posible en incrementar sus conocimientos para serle de utilidad a Ophiel. Por decisión propia se ha especializado en el uso de maldiciones y magia tenebrosa, y en combate utiliza Las Marcas de los Shajads, siete poderosos conjuros arcanos con los que tergiversa la esencia de sus adversarios. Aún no ha conseguido dominarlos por completo (de hecho, sólo puede usar correctamente tres de ellos), pero su poder le basta para intimidar a sus iguales.

Curiosidades

  • No se sabe cual es el "infierno" al que Bael y su madre intentaron acceder, pero es posible que fuese un intento por acceder al poder de Baal, la puerta del infierno.
  • Se desconoce que son las Marcas de los Shajads. Hasta ahora no han aparecido en ningún libro.
  • Las tres marcas de los Shajads que Bael es capaz de utilizar son las de Erebus, Noah y Jedah.

Bibliografía

  1. Anima Tactics
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.