FANDOM


Spoiler
Este articulo contiene Spoilers para el videjuego Anima: Gate of Memories. A continuación se revelan detalles sobre la trama y/o el final del juego.


Yo soy aquel que lo devora todo.

Aquel que reside por encima de la propia creación.

Yo soy... El poder.

Ergo Mundus

Ergo Mundus es un Mensajero inmortal cuyo cuerpo fue destruido en el pasado por la Inquisición, viéndose obligado a existir bajo la forma de un gran grimorio de magia. La Iglesia ha llegado a un acuerdo con el y, a cambio de que le de que le dejen seguir existiendo, les ayuda contra sus compañeros. Sus conocimientos y poderes sobrenaturales son desproporcionados, pero requiere que alguien lo utilice (al que llaman comúnmente "Portador") si quiere hacer uso de ellos.

Apariencia

Mientras se encuentra bajo los efectos del pacto de La Portadora, la apariencia de Ergo Mundus cambia drásticamente, convirtiéndose en un individuo de tez morena y cabellos castaños. Sin embargo, su verdadera apariencia es infinitamente más aterradora, tomando la forma de una armadura demoníaca de color púrpura, cuyo interior parece arder con puro poder sobrenatural.

Personalidad

La personalidad de Ergo es realmente encantadora a su estilo. Es un egocéntrico y bocazas que busca llamar siempre la atención. Le encanta hacer comentarios cínicos sólo para fastidiar a La Portadora contando las atrocidades que cometió en el pasado. Lo cierto es que él no es tan terrorífico como pretende aparentar ser, ni siquiera ha cometido esos actos. De hecho, Ergo ni siquiera recuerda nada de su pasado antes de ser sellado en el libro, de todas formas, nunca ha revelado esto a nadie.

La Portadora y Ergo Mundus tienen una relación curiosa. A pesar de mostrarse abiertamente odio e indiferencia entre ambos. Al principio ambos tienen una relación "amo y esclavo". La Portadora odia a Ergo porque Nathaniel le ha inculcado eso durante años, y Ergo odia a La Portadora por tener cierto control sobre él como si de una simple mascota se tratase.

Sin embargo, ella realmente tiene afecto hacia él, no sólo porque Ergo la haya salvado cuando realizaron el pacto, sino porque tras tantos años juntos, ha sido Ergo quien ha estado a su lado siempre.

Los sentimientos de Ergo son demasiado contradictorios. Él nunca admitirá cuán importante se ha vuelto La Portadora para él hasta que sea demasiado tarde.

Por causas desconocidas Ergo nunca dañó a seres débiles o sin la capacidad de defenderse. De hecho, no tuvo reparos en aplastar personalmente a algunos de sus seguidores por sobrepasarse. Según justificó sus actos, era más divertido para él "abusar" de aquellos que tienen poder, en especial de los "abusones".

Ergo siente un profundo respeto hacia Elienai, considerándola la verdadera artífice de su derrota (Aunque el prefiere denominarlo "empate técnico").

Historia

Advertencia: En este punto se encuentran spoilers del videojuego Anima: Gate of Memories y Anima: Gate of Memories - The nameless chronicles.

Ergo Mundus es el Mensajero compañero de La Portadora. Es una criatura enigmática e inmortal (Nathaniel lo considera un demonio, pero nadie sabe realmente lo que es) que hace siglos sumió al mundo en un completo caos. Su primera aparición se remonta al año 552, aunque nadie pudo afirmar cual era su origen. Aparentemente desconocía o bien le importaba bien poco el orden natural del mundo, pues nunca tuvo el mayor reparo en mostrar públicamente su faceta inhumana o sus habilidades monstruosas.

Aunque se sabe que estuvo vagando por la Vigilia y el Nuevo Continente durante meses, su primer acto de relevancia fue entrar caminando impunemente a plena luz del día en la ciudad de Magda y dirigirse al castillo imperial de la familia Mashen'ka, pues según él le parecía el único lugar aceptable para descansar un rato. En su avance, pisoteó impunemente a medio ejército sólo para acabar durmiendo plácidamente en las cámaras privadas del monarca.

Con el Principado en caos, la presencia del Mensajero atrajo de inmediato la atención de la Iglesia, que reunió a toda prisa a un grupo de Altos Inquisidores para terminar con aquella amenaza. Ergo los aplastó a todos entre carcajadas, disfrutando el combate y la posibilidad de "desentumecerse un poco " con aquel ejercicio. Pero el problema tomó una dimensión completamente diferente cuando uno de los Inquisidores que yacía destrozado a sus pies advirtió que incluso si los había derrotado a ellos, la Iglesia servía a un poder que Ergo nunca podría poseer o derrotar, el Sacro Santo Trono de Abel. Aquellas palabras fueron el desencadenante de la que pudo ser la peor de las tragedias, pues el Mensajero se las tomó como un reto personal.

Abiertamente y sin tapujos, Ergo buscó entidades de poder tanto de la Vigilia como de Gaia y las sometió con el objetivo de reunir un pequeño pero extremadamente ejército privado al que pronto se sumó por voluntad propia muchos otros seres que veían a la criatura como su "liberador". De ese modo dieron comienzo una serie de enfrentamientos entre los agentes imperiales y los de Ergo, que sin excepción acabaron con la victoria de este último. Extasiado por el desafío, la entidad mandó un mensaje al mismísimo emperador; en un plazo de tres meses, el mundo entero estaría en su poder.

Antes de que eso ocurriera, el poder de Ergo provocó el despertar de Elienai, que había permanecido décadas dormida desde el final de la anterior Guerra Secreta. La Santa percibió un descomunal peligro procedente del nuevo Mensajero, aunque también que su naturaleza era menos tenebrosa que la de Baal. Actuando por su cuenta y sin el apoyo de la Iglesia, la Santa decidió reunirse con él para tratar inútilmente de hacerle entrar en razón. Ergo, entretenido, le explicó a Elienai que no tenía intención de causar daños innecesarios al mundo, pero nada podría evitar que avanzara hasta reclamar el trono de Abel y pisotearlo con su pie victorioso. Si quería evitar su destrucción, bastaba con que el Imperio admitiera su supremacía.

El problema, no obstante, estaba escalando a algo mucho mayor. Aún sin pretenderlo el Mensajero empezaba a convertirse en una especie de Mesías oscuro a los ojos de los seres sobrenaturales, un salvador que según algunos les permitiría alzarse nuevamente ante los ojos del hombre, mientras que para otros encarnaba al monstruo definitivo; el precursor de la destrucción de la raza humana. Si bien a él le importaba bien poco, Elienai comprendió que su mera existencia iniciaría una guerra entre la humanidad y aquellos que se ocultaban en la sombra, un conflicto que provocaría la muerte de incontables inocentes.

Ergo debía ser eliminado con la mayor brevedad posible, antes de que pudiera avanzar hacia Arcángel.

Para detenerle, se reunió un ejército como no se había visto en siglos. Por primera y única vez, todos los Inquisidores se reunieron para actuar junto a los Caballeros del Cielo y los mejores templarios de Tol Rauko. Liderando semejante fuerza se encontraba el mismísimo hijo de Elijah, Gad Giovanni.

Una semana antes de que se cumpliera el plazo anunciado Elienai apeló al orgullo de Ergo para atraerlo hasta un campo de batalla designado por ella, la isla de Tol Rauko, donde la influencia de la máquina de Rah anulaba casi por completo los poderes sobrenaturales hasta de una criatura como él. Naturalmente Ergo comprendió que era una trampa, pero incluso así no dudó en adentrarse en el corazón de la isla. Como un niño que sólo deseaba mostrar su fuerza el mundo, aceptó para que de ese modo su victoria fuera completa. Sin embargo, aquella vez su orgullo sería su perdición. Redirigiendo todas las protecciones sobrenaturales que antaño pertenecieron a Rah sobre él, Elienai consiguió encadenar durante unos segundos al Mensajero y hacer que su cuerpo físico perdiera consistencia, debilitándolo lo suficiente para que el joven Gad, el mariscal de Tol Rauko y el Inquisidor Supremo Ezequierem lograran destruir su forma terrenal.

Después de ser detenido gracias al poder combinado de Nathaniel, la Iglesia y la Santa Elienai, el cuerpo de Ergo estaba en tan mal estado, que para evitar su destrucción, se vio forzado a esconder su alma en Le Grimuah, un libro preparado por la Santa para tal fin que contendría la esencia del Mensajero, convirtiéndolo en la más poderosa arma de la Inquisición.

Desde entonces ha estado bajo la supervisión de Nathaniel, que han permitido a Ergo existir en dicha forma con la condición de ayudar a destruir otras criaturas como él. Sin embargo, para ello es necesaria una condición; alguien debe sellar un pacto con él, un contrato que permite a dicho individuo controlar el poder del demonio, y en ocasiones especiales, recrear temporalmente un cuerpo para él. 

Su última portadora despertó casualmente sus poderes durante el ataque de Samael a la ciudad santa de Albidión. Perseguida por una de las criaturas de los ejércitos de Ophiel, la sangre de la chiquilla entró en contacto con el grimorio en el último momento, permitiendo al Mensajero materializarse una vez más. 

Ergo y la Portadora son enviados en busca de la Dama Roja, una agente de Nathaniel renegada, y anterior maestra de la Portadora. Tras encontrarse en el principado de Remo, tanto Ergo Mundus como La Portadora se ven envueltos en el extraño ritual de Arcane, en el que deben enfrentarse a las memorias de diversos Mensajeros del Apocalipsis. Finalmente, debido a la intervención del Mensajero nº XII (Quien intenta impedir el ritual) tanto la Portadora como Ergo descubren que la desaparición de la Dama Roja no ha sido más que un ritual orquestado por el propio Romeo Exxet, quien desea alimentar a Ergo Mundus con las energías de Baal, la Puerta de los Recuerdos, con el fin de recrear los sellos que contienen al Monstruo Definitivo y emplearlo como instrumento de terror para unificar a toda la humanidad en su contra. Sin embargo, los efectos del ritual amenazan con liberar de sus sellos al Mensajero nºXXI. Finalmente, Ergo y la Portadora se enfrentan a la Puerta de los Recuerdos en el nexo de Arcane, volviendo a sellar a Baal a costa de perder a Ergo, quien se sacrifica para volver a crear el sello de contención, quedando atrapado junto a la Puerta de los Recuerdos. 

Sin embargo, tras las Crónicas de el Sin Nombre, se descubre que el cuerpo de Ergo Mundus pudo ser recuperado de Arcane por dos de los Mensajeros.   

Poderes y habilidades

Sin lugar a dudas, Ergo Mundus es una entidad de las entidades más poderosas de la creación, superior incluso a Omega, el Señor del Infinito. Sus monstruosas capacidades le sitúan entre los cinco Mensajeros más poderosos, por encima de seres como El Sin Nombre o El Caballero del Ángel. 

Las capacidades de Ergo son sencillamente indescriptibles. Es un combatiente feroz, peleando con una ferocidad inusitada, aunque no exenta de ciertos toques estilísticos. Sus movimientos son tan impredecibles como espectaculares: Puede realizar tajos en medio del aire desde los que materializa garras, manifestar ojos capaces de arrojar descargas sobrenaturales, o incluso convocar seres oscuros desde su cuerpo o el suelo. 

Los poderes de Ergo Mundus como hechicero también son de temer, pues domina de forma innata casi todos los sortilegios de la creación. Para la entidad, realizar sortilegios es algo tan intuitivo como respirar, pudiendo blandir decenas de hechizos de forma rutinaria pero efectiva. Sin embargo, sin ninguna duda la mayor capacidad de Ergo Mundus es su capacidad para "consumir" todo aquello que destruye. Ya sean seres vivos u objetos, el Monstruo Definitivo es capaz de devorar a aquellos que caen por su mano, adquiriendo sus poderes y capacidades. 

Datos y Curiosidades

  • Posee una Gnosis de 40, aunque esta se reduce a 35 en su estado sellado.
  • Se ha insinuado que nació de un fragmento de Baal tras la destrucción de este.
  • Según parece, lucha en un 40% o 60% de sus capacidades al estar sellado.
  • Ergo siempre está chinchando (normalmente llamándola "Baby") a La Portadora, aunque en momentos de riesgo está allí para protegerla.
  • Percatándose de su poder, Imperium trató de reclutar al Mensajero entre sus filas, pero era demasiado tarde; Ergo estaba obsesionado con el trono y no se detendría hasta conseguirlo.
  • El Alto Inquisidor que desencadenó la obsesión de Ergo con el trono de Abel fue Guilderstein Exxet, un antecesor del actual Sumo Inquisidor.
  • Los Ángeles Caídos de Samael se plantearon unirse a la cruzada de Ergo, pero Legión Ramses advirtió a sus compañeros de que sería mucho más provechoso no hacerlo hasta esperar a ver como se desenvolvían los acontecimientos futuros.
  • La mayoría de generales de Ergo se unieron a él después de que el Mensajero se enfrentara personalmente a ellos. Dejó vivir a aquellos que le parecieron interesantes a cambio de que le siguieran como subordinados.
  • Ergo no es idiota, sabe perfectamente cuando alguien intenta chulearle, pero su orgullo y chulería le ciega, y si alguien como Romeo le faltase al respeto (aunque fuera una idiotez), este le chulearía también, duelo de egos. Eso es lo que es Ergo un chulillo y un bocas al que le encanta figurar y molarse, a medio camino de la inseguridad y creérselo.
  • Aunque Ergo puede hablar con La Portadora mentalmente, prefiere hacerlo vocalmente, ya sabéis, para hacerse notar y tal.
  • Fue él quien le hizo una cicatriz a Romeo Exxet.
  • Durante el videojuego Gate of Memories, afirma que quería tener una hydra como mascota.
  • Al parecer no le gusta demasiado el agua. Ergo cree que esto se debe a haber estado encerrado tanto tiempo en un libro.
  • Ergo y Malekith llegaron a conocerse antes de que el primero fuera sellado por la Iglesia, desarrollando una relación de respeto y rivalidad mutua.

Bibliografía

  • Gaia I: Más allá de los sueños
  • Gaia II: Más allá del espejo
  • Anima: Gate of Memories
  • Anima: Gate of Memories - The Nameless Chronicles
  • Light
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.