FANDOM


Contemplar al Filisnogos es presenciar el verdadero significado del terror. Se trata de una criatura única con un poder casi divino, nutrida durante su gestación por millones de almas. Es el ser que la antigüedad dejó tras de sí para vengarse del hombre y hacerlo pagar por sus pecados. No por nada, su nombre significa “Hijo de la muerte”.[1]

Apariencia

El Filisnogos es una criatura de tamaño colosal, casi tan grande como una pequeña ciudad. Compuesto de mármoles oscuros y metales, a la distancia tiene la apariencia de una inmensa montaña de cadáveres que se arrastra lentamente. Su cuerpo es una gran cúpula en cuyo centro se encuentra una réplica de su propio creador, que actúa como corazón de la bestia. Esa hermosa figura está coronada por cuatro descomunales alas, dos de aspecto angelical pero negras como el ébano, y un segundo par hechas de hueso. Del domo surgen decenas de inmensos tentáculos, rematados en cabezas de diversas bestias. Para la gente común, toda su superficie parece completamente lisa, pero aquellos que pueden ver los espíritus se darán cuenta de que está repleto de miles de rostros muertos desencajados de dolor y desesperación.

Modus Operandi

Impulsado por el dolor y la ira de las almas que le hicieron nacer, el único afán del Filisnogos es vengarse de la humanidad. Desea bañarse en la sangre del hombre, aplastar sus civilizaciones y borrarlas de la faz de Gaïa para siempre.

Desgraciadamente, su odio es tan inconmensurable que es muy posible que no se pare ahí, y avance descontrolado hasta destruir toda la vida del planeta.

Historia

El origen de esta pesadilla se remonta a la Guerra de Dios, durante la cual miles de seres morían cada día en continua agonía y sufrimiento. Entre toda aquella destrucción, Gaudemus, llamado por sus hermanos elfos el Creador de Maravillas, fraguó un plan para vengarse de quienes se lo habían arrebatado todo. Solo, en la penumbra, rodeado únicamente de los cadáveres de aquellos a quienes amó, compuso un descomunal golem utilizando como materia prima los restos de su propia ciudad. Para darle vida, trató de canalizar en él las almas de sus habitantes, pero ajeno a su conocimiento, creó un faro para miles de espíritus desgarrados por el odio. Y esa criatura, aún adormecida, se alimentó de todo aquel descomunal poder hasta convertirse en una entidad como nunca otra había pisado el mundo. Tan sólo despertó parcialmente y por unas escasas horas, pero aun así, la muerte y la devastación le siguieron. Era como un recién nacido que da sus primeros pasos, pero incluso con sólo una pequeña fracción de su poder activado, arrasó toda forma de vida que se encontraba a más de cien kilómetros a la redonda. Fue entonces cuando Gaudemus comprendió el horror que había creado e, incapaz de destruirlo, ocultó su ubicación creando cuatro llaves que evitaban su completo despertar.

Actualmente el Filisnogos se encuentra durmiendo cerca de las ruinas de una antigua ciudadela Sylvain del Viejo Continente, y las llaves necesarias para despertarlo siguen desperdigadas y ocultas por el mundo[2]. Sin embargo el Ángel Caído Ophiel está movilizando en secreto a sus agentes para encontrar las llaves y liberar a la monstruosidad para que acabe definitivamente con la humanidad, afortunadamente aún no se han hecho con ninguna de ellas. Si en algún momento es reanimado, lo cubrirá todo de un océano de sangre como no se ha visto desde muchos siglos atrás.

Poderes y Habilidades

Una vez despierto y en plenitud de facultades, se deslizará por el subsuelo buscando grandes ciudades. Utiliza sus apéndices para explorar, pues puede desplegarlos hasta a tres kilómetros de su cuerpo. Si en el camino encuentra pequeñas poblaciones, ni siquiera se para: le basta con exteriorizar a distancia uno o dos de sus tentáculos para arrasarlas. Sólo en una ciudad importante se manifestará en toda su terrorífica gloria, ante el horror y la desesperación de sus futuras víctimas. Lo único que lo detiene son los ríos caudalosos, pues siente una fuerte repulsión hacia el agua.

El poder del Filisnogos es inconmensurable. Puede arrasar ejércitos y ciudades enteras con aterradora facilidad. En combate puede desbordar a sus enemigos atacando con sus numerosos apendices, que pueden extenderse hasta 3 kilometros. Aunque el arma principal de esta bestia es un Pilar de Almas, una enorme cuchilla negra que puede manifestar a voluntad y que surge del suelo o de su propio cuerpo destrozando cualquier cosa que alcanze.

Además, es capaz de generar un campo de destrucción gravitacional, que emplea generalmente contra adversarios molestos o artillería. No tiene ningún punto vulnerable.

El Pilar de Almas

El arma principal del Filisnogos se trata de uno de los 11 pilares de almas creados por imperium. Por ahora el único poder extraordinario que posee es el de causar un daño desmesurado, pero como todos los Pilares de Almas se trata de un arma evolutiva que podría incrementar sus capacidades en el futuro.

Originalmente pertenecía a la amante de Gaudemus, que pereció durante la Guerra de Dios y fe uno de los cientos de cuerpos que Gaudemus usó para la creación del Filisnogos.[3]

Datos y Curiosidades

  • Actualmente los únicos que conocen la localización del Filisnogos son los miembros de Belasarius.
  • Las Llaves para romper los sellos que mantienen al Filisnogos durmiendo son distintas obras de arte Sylvain de gran belleza. Objetos de joyería, orfebrería o incluso una escultura.

Bibliografía

  1. Core Exxet
  2. Circulo de Bardos 29/09/2019
  3. Foros Antiguos
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.