FANDOM


De entre todas las criaturas que moran en los ardientes desiertos de Gaïa, ni una sola de ellas puede tan siquiera acercarse al poder de la aterradora Sierpe de la Arena, un ser más propio de leyendas de eras pasadas que del mundo real. Se la llama Gurmah-Gharus (que en el idioma de los habitantes de las dunas significa “La Calamidad del Desierto”), y es una pesadilla que lleva casi dos mil años asolando impunemente las tierras Al-Enneth.[1]

Apariencia

Se trata de un titánico gusano cuyo cuerpo está completamente recubierto por una gruesa armadura quitinosa de color ónice. Hay quien piensa que mide más de un kilómetro, pero nada más lejos de la verdad; eso es solo la parte de su cuerpo que exterioriza cuando va a atacar. En realidad, su longitud podría ser unas diez veces mayor de lo que se ha visto hasta ahora. Sorprendentemente, no es ni un Aeon ni una monstruosidad sobrenatural; es simplemente el mayor de todos los seres naturales jamás conocido. Se ignora como pudo adquirir semejantes dimensiones, ya fuera por sí mismo o a causa de algún proceso extraño.

Modus Operandi

La Calamidad del Desierto tiene un ciclo vital muy definido. Duerme décadas enteras en las profundidades de la arena y despierta solamente escasos lapsos de tiempo que no suelen superar la semana. Cuando vuelve en sí tiene una sed descomunal, por lo que se dirige a los oasis más cercanos para engullirlos por completo. Por supuesto, eso incluye a los pobres desafortunados que se encuentren presentes cuando Gurmah-Gharus hace su aparición, pues a lo largo de los siglos miles han sido devorados por sus fauces. Mientras está activa, se desplaza por la arena como si nadase por ella, provocando con cada uno de sus movimientos un pequeño holocausto a causa de sus colosales dimensiones. Suele moverse por el subsuelo, dejándose guiar por los sonidos y las vibraciones de la tierra hacia los lugares donde escucha algo, pues generalmente asocia el bullicio con el agua.

Como ya se ha dicho, Gurmah-Gharus se siente atraída por el agua, y generalmente presta poca atención a todo lo demás. Dado que las personas son algo insignificante para semejante criatura, nunca les presta atención salvo en el improbable caso de que alguien lograra causarle daño. Si algo así llegase a ocurrir, la Sierpe estallaría en ira y detendría su avance, manifestando su descomunal cabeza dispuesta a destrozar a sus enemigos.

Historia

Gurmah-Gharus es considerado uno de Los Durmientes, un grupo de monstruosidades cuyo despertar podría suponer el fin de la civilización humana. Además, algunos nómadas adoran a la criatura como a un dios vengativo, creyendo que si se le hacen sacrificios apropiados permanecerá dormida mucho más tiempo.

La Sierpe de la Arena reside actualmente en el Principado de Salazar, pero es posible que durante el tiempo que permanece despierta viaje hasta zonas de Estigia y Kushistán. En estos momentos no debe de faltar mucho para que vuelva a despertar, lo que está causando un gran estrés a los gobernantes del desierto que ven en peligro sus territorios.

El cuerno del desierto

Una vieja leyenda transmitida por los nómadas de las dunas asegura que ente Salazar y el Desierto del Destino de Kushistán se alza un diminuto templo en el que se guarda un artefacto llamado El Cuerno. Aparentemente, es un instrumento musical cuyo sonido tiene la capacidad de despertar a Gurmah-Gharus y hacer que se desplace hacia el lugar en el que es tocado. Lamentablemente, no otorga poder alguno sobre la criatura en sí, que sigue siendo igual de violenta y terrible. Pese a no estar seguro de si es real o no, el Iluminado kushistaní Jaser Sal Kahlim está tratando de hacerse en secreto con El Cuerno para transportarlo en secreto hasta Argos y tocarlo allí. De ese modo, está seguro de que la guerra que tanto desea iniciar entre ambos principados podrá dar comienzo al fin.

Poderes y Habilidades

El inmenso poder del Gurmah-Gharus se basa exclusivamente en su inmenso tamaño y poder físico. No posee ni necesita ninguna habilidad sobrenatural, pues es capaz de destruír cuanto se encuentre a su paso sin ni siquiera prestarle atención a causa del inmenso holocausto que suponen sus meros movimientos. Tan solo por el hecho de moverse provoca terremotos ahí a donde va.

Datos y Curiosidades

  • El Gurmah-Gharus es el ser natural más grande del planeta, siendo solo superado por las monstruosidades innaturales que pueden llegar a ser algunos Aeones.
  • En los desiertos de Salazar habitan unas criaturas llamadas gusanos de las profundidades, idénticas al Gurmah-Gharus excepto por su tamaño (los más grandes llegan a medir unos 50 metros).

Bibliografía

  1. Los que Caminaron con Nosotros
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.