FANDOM



Con estos ojos he visto lo que se oculta en el interior de las almas de los hombres.

¿Y quieres que te diga algo?

Allí sólo hay pecado.

Justina

Nadie, ni siquiera la propia Iglesia de Abel, ha sido nunca capaz de definir exactamente lo que es el pecado. Solo la Alta Inquisidora Justina, temida y repudiada incluso por sus propios compañeros, sabe mejor que nadie la respuesta a esa pregunta.[1]

Historia

Nacida en la zona rural de Argos, Justina vino al mundo con una terrorífica capacidad; la de percibir los pecados que se ocultan en el alma de los demás. Al mirar a los ojos de una persona veía mucho más… un interminable pozo de oscuridad, un vacío tenebroso e infernal que le mostraba el lado oscuro de la gente. Es imposible comprender en qué puede convertir eso el mundo de una niña. Sus padres, sus hermanos, sus amigos… todos ocultaban en el interior monstruos pecaminosos que ella percibía con total claridad. Cuando alguien envidiaba a otro o le deseaba la muerte, cuando una persona estaba consumida por el odio o la avaricia, Justina lo veía como una mancha de alquitrán que salía de los ojos del pecador transformándole en algo monstruoso. Y cuanto mayor se hacía, más nítida era esta percepción, lo que casi la volvió loca a la edad de cinco años. Sus padres, pensando que estaba poseída, denunciaron el caso a la Inquisición. Por suerte, el Inquisidor encargado del caso fue capaz de sentir la verdadera propiedad de las habilidades de Justina, por lo que envió a la pequeña a la ciudad santa de Albidion para que fuese entrenada como ejecutora de la Iglesia.

Cual seria la sorpresa de la niña cuando descubrió que, irónicamente, ni siquiera detrás de aquellos muros la gente estaba libre de pecado. Tanto sus instructores como sus compañeros se encontraban, en mayor o menor grado, manchados como los demás, lo que la deprimió profundamente y la apartó de los otros niños. Únicamente un joven llamado Damien logró hacerse su amigo pues, dado que este debía cubrir sus ojos continuamente, podían estar juntos sin que ella lo viese como a un monstruo. Entre ambos establecieron una estrecha relación y Damien se convirtió en uno de los principales motivos que impulsó a Justina a convertirse en Inquisidora.

No obstante, ni siquiera eso pudo evitar que la aversión que sentía hacia los demás creciese y creciese. Los maestros, percibiendo su potencial, lograron enfocar esa agresividad y odio en pos de los intereses de la Inquisición, convirtiéndola en una de sus más efectivas cazadoras. Gracias a un arduo entrenamiento logró enfocar sus habilidades en destruir con su mero contacto cualquier clase de poder místico, así como las almas de aquellos que los usaban. Para ella, todo lo sobrenatural era una aberración que había arruinado su vida, condenando a llevar una existencia oscura y penosa.

Desde que comenzó sus andanzas como Inquisidora, Justine ha acabado con innumerables criaturas sobrenaturales y hechiceros. Suele trabajar sola, ya que no soporta la visión de sus compañeros, salvo cuando esta al lado de Damien, con quien forma un gran equipo. Aunque siempre actúa de un modo profesional, encuentra un secreto placer en la caza y nada la hace sentir mejor que la emoción de acabar con aquellos que tienen una oscuridad intolerable en su interior.

Desgraciadamente, cuanto más aumentan las habilidades de sus ojos malditos, menos son los que considera lo suficientemente “inocentes”.

Poderes y Habilidades

Actualmente Justina es una de las mejores inquisidoras que caminan por Gaia. Posee un legislador único en su clase; Anathema, una descomunal ballesta en forma de cruz que porta a la espalda. Con ella puede canalizar sus habilidades naturales, destruyendo con un mero virote todo lo que se pone a su paso. En corta distancia emplea dos cuchillas de aleación de plata, que enarbola con una maestría como pocas veces se ha visto en la Iglesia. También posee la capacidad de proyectar visiones de sus propios pecados simplemente mirando a los ojos a sus enemigos, lo que durante unos instantes les ciega.

Bibliografía

  1. Anima Tactics
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.