FANDOM



Muertes... Dadme más… Muertes…

Que sus gritos acallen los míos...

Konosuke

Konosuke, antaño el más poderoso de los ninjas del clan Asakura, reside ahora como alma atemporal en una ancestral armadura-demonio animada por la energía de cientos de espíritus maléficos.

Alimentandose del dolor y el sufrimiento, el que fuera un noble guerrero se ha convertido en una máquina de destrucción y muerte imparable, una marioneta sin par al servicio se los oscuros objetivos del Ángel Caído Ophiel.[1]

Historia

La aterradora entidad conocida como el Oni Konosuke no siempre ha sido el imparable juggernaut que es ahora. Hace sólo unos años fue el mejor guerrero ninja al servicio de la familia Asakura. Hijo de Kagemaru, el hermano mayor de Takanosuke y heredero de su clan, el joven luchador exhibió una habilidad en combate que rozaba el mito y no eran pocos los que creían que en sus venas se había despertado la sangre de algún Kami de la antigüedad. Lamentablemente, durante el breve conflicto que sobrevino a la separación de Lannet del Sacro Santo Imperio, la familia Asakura recibió la orden de intervenir contra las fuerzas de Abel establecidas en sus territorios, labor que probó ser mucho más ardua de lo esperado. Pese a sus consejos y recomendaciones, Konosuke fue obligado a encabezar el ataque contra los agentes de Abel que se habían refugiado en la Grieta de Leng Peng. Tal y como sospechaba, la ofensiva resultó ser una treta bien orquestada por sus enemigos para tenderles una trampa.

Tratando de asegurar una vía de escape a sus compañeros, Konosuke tuvo que enfrentarse sólo al General Sergei Garvus y un grupo de élite de caballeros de la Orden del Cielo. Contra todo pronóstico, el joven luchado consiguió acabar con sus adversarios, aunque resultó herido de muerte en el combate. En silencio, mientras esperaba el fin con el cuerpo destrozado por las heridas, su sangre se mezcló con la tierra de La Grieta, despertando a cientos de espíritus oscuros. Y fue entonces, en aquel instante de agonía y desesperación, cuando Konosuke oyó la voz de todas esas almas mil veces malditas ofreciéndoles una salida, una salvación…

Y aceptó.

Entre gritos de dolor y sufrimiento, los atormentados espectros se fundieron con su cuerpo, acrecentándolo para que fuera capaz de contenerlos a todos y recubriéndolo de una armadura oscura hecha de rencor y odio. El alma pura del guerrero quedó teñida de una maleficencia absoluta, dando nacimiento a un ser como no se había visto desde que los Kami abandonaron el mundo. Aquella noche sin estrellas, el hombre llamado Konosuke cerró los ojos por última vez… y fue un Oni quien los abrió.

Ophiel logró llegar a un trato con las almas condenadas que habitan en el interior de Konosuke, ofreciéndoles un verdadero festín de sangre y destrucción si aceptaba ponerse a su servicio. Desde entonces, el juggernaut ha estado al servicio del Ángel Caído como exterminador de Samael y seguirá fiel a los principios de la organización mientras siga pudiendo disfrutar del placer del combate.

Es todo lo que importa para él.

Poderes y Habilidades

Ahora, Konosuke es una impresionante mole de más de tres metros de altura, dotado de una potencia física y espiritual incomparable. Como un oscuro pozo de violencia, se alimenta y refuerza con el dolor y la muerte que hay a su alrededor. Puede que su velocidad haya decrecido con respecto a cuando era humano, pero su fuerza imparable le permite destrozar metal y carne con sus manos desnudas como si no fueran más que barro.

Bibliografía

  1. Anima Tactics
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.