FANDOM


Hay quien asegura que la Orden de Yehudah es una de las organizaciones más antiguas del hombre. Se trata de una sociedad secreta de brujos e invocadores, que proclama la supremacía absoluta de las personas dotadas de poderes sobrenaturales. Su máxima aspiración es cambiar la jerarquía del mundo, para que los hechiceros sean sus señores absolutos.[1]

El Imperio de Yehudah

La Orden es la heredera espiritual del antiguo imperio de Yehudah, del que no sólo ha tomado el nombre, sino también todos sus principios culturales. En un remoto pasado, tras la caída de Sólomon, dicho imperio reinó con poder absoluto sobre la mayor parte de la humanidad.

El Imperio de Yehudah fue formado por una sociedad de poderosos hechiceros que rozaban la inmortalidad, entre quienes se encontraba Etheldrea, la primera bruja[2]. Unieron por primera vez los territorios de Togarini bajo una sola bandera, y a lo largo de su existencia entablaría numerosos conflictos con sus vecinos, así como disputas internas entre sus dirigentes que se disputaron el poder en continuas guerras civiles.

Sociedad

Era una sociedad extremadamente clasista donde las personas nacidas con el Don gozaban de un estatus de alta nobleza, con potestad absoluta sobre las que carecían de él. Tales eran sus privilegios, que los “nules” (término con el que se referían a los no dotados) se veían reducidos a poco más que esclavos o animales.
En consecuencia, el poder político recaía en los archimagos mas poderosos del Imperio; el primero de esto líderes fue el archimago Regios[3].

La Caída

La filosofía de Abel estaba fundamentalmente opuesta a los principios de Yehudah, el Mesías culpaba a los poderes sobrenaturales de todos los males que la humanidad había sufrido. Por ello, cuando empezó a ganar popularidad a lo largo del Viejo Continente la Orden de Yehudah organizó un ataque aprovechando que se disponía a predicar delante de un gran número de personas, no solo para asesinarle, si no para realizar una verdadera demostración de poder ante el mundo.

Sin embargo, los magos fuero fácilmente derrotados por Abel, quien acabó con ellos usando una simple espada perteneciente a un soldado caído.

Tras ese incidente la actitud pasiva de Abel cambió, dando inicio al conflicto conocido como Las Guerras de La Cruz. Reinos y naciones enteras se rindieron a sus pies, señores de la guerra y emperadores entregaron sus armas y coronas gustosos, todos fascinados por la deslumbrante figura de Abel. Y quienes no lo hicieron, fueron sometidos por la fuerza de un ejército que avanzaba movido por el vigor de la fe.

Tras siglos de predominio, Yehudah fue una de las naciones que cayeron durante este conflicto, aunque este no sería su fin. Entre las sombras, incontables hechiceros formaron la Orden, una organización que tenía como propósito devolver el mundo a su “verdadero cauce”.

El oscuro día después

Tras la guerra de Dios, un grupo de hechiceros, se nombraron a sí mismos descendientes de la Orden de Yehudah y tomaron el control mediante la fuerza, iniciando una sangrienta guerra que duró casi dos años. Sin embargo Zhorne Giovanni regresó para acabar finalmente con los reyes brujos y todos sus seguidores. De ese modo, Togarini se convertiría en principado con la proclamación del imperio.

Los objetivos de Yehudah

La principal meta de la Orden de Yehudah es crear un mundo donde aquellos dotados de poderes sobrenaturales sean los amos absolutos. Para conseguirlo, no reparan en esfuerzos ni permiten que nada les detenga. Sus miembros consideran a las personas dotadas de capacidades mágicas como seres elevados, a quienes corresponde legítimamente dominar el mundo. En consecuencia, tienden a ser extraordinariamente racistas; todo aquel desprovisto de alguna clase de habilidad mística, es mirado con absoluto desprecio.

Lo más normal es que la organización actúe mediante espíritus y criaturas sometidas a su poder. De ese modo, sus miembros se arriesgan mucho menos, aunque ello no evita que de vez en cuando hayan de intervenir en persona. En estos momentos, su principal objetivo es encontrar fuentes de poder e incrementar así las fuerzas de la Orden. Cualquier método es bueno, siempre y cuando conduzca a aquello que tanto desean. Ello supone la investigación de fuerzas místicas desconocidas, la búsqueda de antiguos artefactos de poder o de nodos de magia. En menor grado, también se inmiscuyen en asuntos políticos, apoyando a nobles menores hasta que se vean obligados a depender necesariamente de su ayuda.

La Orden de Yehudah posee numerosas bases de operaciones a lo largo y ancho de Gaïa. En ellas se realizan toda clase de experimentos mágicos y se encadena a multitud de entidades sobrenaturales para que sirvan a sus intereses.

Organización de la orden

La organización interna de Yehudah sigue un rígido sistema de clases que depende exclusivamente del poder de sus componentes. Cuanto mayores sean las capacidades personales de sus miembros, más elevada será su posición y su importancia en la Orden. En cierta manera, podría decirse que el poder es lo que define a Yehudah.

Hay cinco grados o estamentos, denominados “círculos de poder”. El quinto es el más bajo y el primero el más importante. Cualquiera tiene la capacidad de ascender, retando a uno de sus superiores y derrotándolo en combate formal; aunque, incluso para eso, existen ciertas prerrogativas y normas. Si quien lanza el desafío pierde el enfrentamiento, está obligado a servir a su contrincante como agente, perdiendo la capacidad de volver a retarle. Cada miembro de la orden puede tener hasta un máximo de cinco subordinados directos, y estos a su vez otros cinco. Aquellos que no se encuentran al servicio de nadie reciben el título de Lughnasadh, respondiendo únicamente a los designios de los miembros del primer círculo.

Dentro de sus estamentos, las personas dotadas con el Don son vistas como la verdadera élite, aunque pueden ser igualmente bien considerados los invocadores no dotados excepcionalmente poderosos.

Azathoth

Azathoth es el nombre que recibe el misterioso cónclave que rige la Orden de Yehudah. Se trata de sus diez miembros más poderosos, quienes toman las decisiones más importantes y dirigen su rumbo hacia el nuevo mundo que quieren crear. Cada uno de ellos tiene su propia agenda personal y, por lo general, existe una gran competitividad entre ellos. Saben muy bien que no pueden quedarse atrás en ningún momento, o de otro modo podrían incluso acabar siendo destruidos por sus compañeros.

Los miembros de Azathoth viajan constantemente y nadie, ni siquiera los agentes del primer círculo, conocen su paradero en todo momento. Siempre se reúnen en diferentes emplazamientos sin previo aviso, resultando imposible determinar dónde estarán la próxima vez. Al contrario de lo que sucede con el resto de miembros de la Orden, no es posible retar a un componente de Azathoth abiertamente. Sólo quienes pertenecen al primer círculo son capaces de desafiarlos, pero conocedores de sus poderes, son muy pocos los que se han atrevido a hacerlo.

Actualmente se conoce el nombre de 8 Azathoth, aunque apenas hay información sobre la mayoría de ellos y uno de ellos ha sido encarcelado por el Imperio, por lo que es poco probable que actualmente mantenga el título

  • Judaix Levi: Indudablemente es el miembro más poderoso de la orden, tan temido es su poder que nadie se atreve a retarle.[4] Aunque oficialmente la Orden no tiene un líder, gracias a su poder y su lengua de plata tiene el apoyo de todos los miembros de alto rango de la organización.[5]
  • Marissa Scarlet (G. conjuradora, nivel 9): Actualmente se encuentra en la ciudad de Valruk (Corina), “contratada” por Epicartes Soma (de quien está perdidamente enamorada) para que le ayude a reclamar el trono de Yggdramar. Para ello están realizando una serie de experimentos para crear híbridos monstruosos que les sirvan como soldados.[6]
  • Malogrius: Durante la Segunda Guerra en las sombras Malogrius fue uno de los aliados de Guy Lambrose en su lucha contra el Consorcio de las Sombras. Lo hizo únicamente porque odiaba la idea de que unas criaturas sobrenaturales se atrevieran a pensar que "él" debería postrarse ante ellas. Aún sigue vivo, pues aprendió durante aquel conflicto un ritual para absorber la vida de sus enemigos y prolongar la suya propia.[6]
  • Phineas Zoid (Hechicero, Nivel 8): Uno de los prisioneros más peligrosos de La Isla sin Nombre. Dada su captura es probable que alguien ya haya reclamado su título.[1]
  • Seth: Un poderoso hechicero obsesionado con reunir las tres partes del Erebuskaikel. Sin embargo en la actualidad aún no ha conseguido ninguna de ellas.

Aunque no hay información de otros Azathoth, se conoce el nombre de tres más de ellos; Kinderstood, Kagutsuchi y Demetri.[4]

Recientemente la Iglesia ha capturado a otro de los Azathoth, aunque se desconoce su nombre.

Relaciones

La Iglesia: Por supuesto, la orden está enormemente enfrentada a la Iglesia y todo cuanto representa, pues la filosofía de esta choca directamente con los principios de la orden. La iglesia, y en especial la inquisición, son los mayores y más peligrosos enemigos de Yehudah, al igual que lo fue el Mesías.

Samael: La Orden de Yehudah ve a las razas sobrenaturales como meros esclavos a quienes utilizar para sus propósitos. No es extraño que en consecuencia ambas organizaciones se profesan un terrible odio.

Orden de Magus: Los miembros de la Orden de Yehuda consideran a los de Magus débiles e indignos de sus poderes. No suelen enfrentarse directamente, pero es común que compitan para reclutar a alguna joven promesa o por la supremacía de un territorio.

Aunque es un caso extraño y muy mal visto por ambas Órdenes, existen algunos hechiceros que pertenecen simultáneamente a Magus y Yehudah, como es el caso de Vasska Faivorich (Hechicero, Nv 6, ♂), gobernante de la ciudad de Torda (Moth).

Los Hijos del Dragón: Los Hijos del Dragón tienen una mala relación con la mayoría de sociedades secretas humanas, en especial con la Orden de Yehudah, a los que eliminan siempre que tienen la ocasión.

Datos y Curiosidades

  • Antes de conocer a Cristo, el apóstol Nathaniel fue uno de lo mayores líderes del Imperio de Yehudah[7]
  • La bandera del Imperio de Yehudah era un símbolo místico de convocatoria. Se desconoce si la Orden sigue utilizándolo.[8]

Referencias

  1. 1,0 1,1 Gaïa Vol. 1: Más allá de los Sueños
  2. Anima: Gate of Memories; Nameless Chronicles
  3. Prometheus Exxet Pg. 62
  4. 4,0 4,1 Información dada por Light
  5. Circulo de Bardos del 29/09/2019
  6. 6,0 6,1 Gaïa Vol. 2: Más allá del espejo
  7. Circulo de Bardos del 29/03/2019
  8. Foro Antiguo
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.