FANDOM


Si los dioses surcaran los cielos de Gaïa serían como Rudraskha. El Gran Aeón... el concepto personificado de las tempestades, creado a partir de la idea primordial del poder desatado de la fuerza de las tormentas. Se trata de una entidad única, venerada con terror desde que el primer ser consciente empezó a temer los rayos que iluminaban el oscuro firmamento. [1]

Apariencia

El Señor de las Tormentas es ligeramente similar a un titánico dragón de metal de varios kilómetros de longitud. Tiene cuatro colosales alas, tan grandes que si las extiende es capaz de bloquear el sol en toda una ciudad. Además, todo su cuerpo está lleno de ornamentales espirales y aros que le dan un aspecto augusto y casi divino. Allá donde se manifiesta aparece rodeado de tormentas y su cuerpo desprende descargas eléctricas sin cesar.

Personalidad

Como entidad, Rudraskha es tan impredecible como una tormenta. Normalmente es un ente sosegado y sereno, pero a veces pierde el control y devasta el mundo a su antojo... sólo para volver a calmarse poco después. No habla ningún idioma pero, en el muy improbable caso de que quiera decir algo, se comunica mediante ideas y conceptos directamente con la mente de sus interlocutores que estos interpretan como “palabras”.

Historia

Rudraskha es uno de los mayores Aeones conocidos, por lo que hay algunos eruditos han optado por llamarlo su “Rey”. Si bien es algo del todo incierto, ya que dichas entidades carecen de nada remotamente parecido a una organización, la verdad es que su poder es tan descomunal que podría tener cierta base de verdad.

Como un ser creado a partir de conceptos, Rudraskha ha residido siempre en el círculo exterior del Flujo de Almas, y sólo en raras ocasiones ha tenido la necesidad de manifestarse en Gaïa. No obstante, durante la Gran Guerra de los Devah una de las facciones de la ancestral raza de invocadores concibió un sistema para atraer y controlar las acciones de Rudraskha con la intención de que encabezara sus fuerzas. Para ello concibieron unas descomunales instalaciones de metal llamadas Rudra Sampradaya, o Templo de las Tormentas; el mayor de los círculos de convocatoria conocidos, que edificaron sobre una intersección de las líneas de poder de la tierra para alimentarla continuamente de energía. Por ello el Aeón quedó atado al mundo, incluso después de que el colosal conflicto de los Devah hubiera tocado a su fin.

Rudraskha también es considerado uno de Los Durmientes, un grupo de criaturas de poder tan desigual que su aparición en el mundo podría suponer una catástrofe de proporciones inimaginables o incluso el fin de la civilización humana. En estos momentos el Aeón aún descansa sumido en un profundo sueño dentro del Templo de las Tormentas en Baho, aunque su consciencia es capaz de sentir vagamente lo que hay a su alrededor. Si alguien consigue llegar hasta él y prueba de algún modo su valía, el Aeón es capaz de firmar un pacto con él que le permite usar su poder como Invocación.

Poderes y Habilidades

A todos los efectos, tratar de enfrentarse a Rudraskha es equivalente a desafiar el poder de un dios. El Señor de las Tormentas es capaz de destruir ejércitos y ciudades con la facilidad e indiferencia con la que un niño pisotea hormigas. No por nada en el pasado devastó principados enteros.

Además de las ridículas capacidades físicas que le confiere su tamaño, Rudraskha puede controlar de manera innata las tormentas, creando y dirigiendo un gran numero de rayos contra sus enemigos gracias a su habilidad Portador de las Tormentas. Posee un control absoluto de la magia de Aire, y en especial de los conjuros de electricidad; y puede desencadenar tormentas a voluntad.

Su habilidad más poderosa es si duda el Exodus Void Nova. Al utilizarlo Rudraskha extiende sus alas y, tras quedarse completamente quieto, crea con su esencia un vórtice al flujo de almas. Es entonces cuando, con la energía que extrae de allí, desencadena a través de sus fauces un titánico rayo de electricidad y almas.

Como Aeón, Rudraskha emplea un sistema de combate muy definido, que pasa por diferentes etapas según su poder se va desatando.

Primera etapa: El Señor de las Tormentas

Rudraskha

Rudraskha by Wen-M

Al inicio del combate el Aeón usa mayoritariamente ataques físicos y mágicos convencionales. En caso de verse frente a hordas de enemigos, también tiene a su disposición sus coletazos o su batir de alas.

Segunda etapa: La Tormenta Viviente

Tras recibir suficiente daño, Rudraskha se rodea de nubes de tormenta, dejando visibles únicamente pequeñas partes de su cuerpo así como la gema de su frente. Durante esta etapa, sólo ataca con conjuros y generando rayos. En esta forma las tormentas creadas por Rudraskha doblan su potencia.

Tercera etapa: La bestia definitiva

Rudraskha vuelve a manifestarse abiertamente y reanuda la metodología de combate de la primera etapa, aunque las nubes de tormenta que lo rodean son ahora más fuertes que nunca. No obstante, usar en esta etapa la habilidad Portador de las Tormentas es para el Aeón una acción innata, por lo que puede emplearla y atacar físicamente sin ninguna dificultad añadida.

Última etapa: Armagedom

En esta etapa la esencia de Rudraskha se encuentra al borde de su destrucción, pero también es cuando su poder alcanza su máximo apogeo. En ese momento se envuelve existencialmente en una dimensión generada con su propia alma, mientras se prepara para lanzar Exodus Void Nova. Aunque perfectamente visible, el Aeón es del todo inalcanzable, y por tanto inmune a cualquier ataque o habilidad sobrenatural.

Al entrar en Armagedom, alrededor del cuerpo de Rudraskha surgen cuatro formas geométricas cristalinas que ayudan al Aeón a generar la dimensión en la que se oculta. Si todas ellas son destruidas, la entidad deja de estar protegida por su escudo dimensional y reaparece en el mundo físico, siendo de nuevo vulnerable a los ataques. Los prismas atacan usando los rayos generados por la habilidad Portador de la Tormenta.

Datos y Curiosidades

  • Rudraskha tiene Fuerza 20, el único ser con ficha oficial con una característica a 20. Este valor significa que es capaz de levantar cualquier cantidad de peso sin problemas.
  • Si se firma un pacto con Rudraskha su Invocación permite utilizar su ataque más poderoso, Exodus Void Nova, o una versión más débil del mismo llamada simplemente Void Nova.
  • Actualmente el Ángel Caído Jigoku no Kami está intentando descubrir como utilizar el antiguo sistema de los Devah del templo de las Tormentas para desatar al poderoso Aeon contra la humanidad.

Bibliografía

  1. Los que Caminaron con Nosotros
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.