FANDOM



Aquellos que viven no pueden entenderlo.

Los hombres que se aferran a sus breves existencias con todo lo que tienen, son incapaces de ver la verdad absoluta.

Cada instante de su vida es sólo un paso hacia la muerte...

Aylydias

Desde la activación de la Máquina de Rah, el nacimiento de nuevos espíritus de la muerte ha sido un acontecimiento muy inusual. Por ello, la misma existencia de la entidad que responde al nombre de Aylydias podría considerarse un prodigio. Armada con su descomunal guadaña de almas y dotada de oscuros poderes, la segadora tenebrosa que camina entre el mundo real y el de los espíritus es una de las más aterradoras cazadoras de Samael.[1]

Personalidad

Para Ayl, la vida o la muerte de los mortales es algo intrascendente. Al fin y al cabo, su propia naturaleza le dicta que el fin es un paso natural de toda existencia. No es que no valore la vida; simplemente ve la muerte como algo ineludible, así que no tiene reparos en matar. Los remordimientos o la piedad carecen de significado en un ente como ella.

Historia

Surgida de los lóbregos confines de La Vigilia de Varja, Ayl pasó los primeros años de su historia al servicio de los Kami del Ten-Gati buscando y destruyendo a toda aquella criatura mortal que tratase de eludir la muerte. Durante casi un siglo, actuó como una mera prolongación de la voluntad de sus señores hasta que desarrolló una personalidad propia. Poco a poco, con cada vida que sesgaba Ayl empezó a sentirse mas y mas hastiada de su labor, pese a seguir ejerciéndola con absoluta eficacia. Por encima de todo, empezó a desear verse libre de cualquier atadura u obligación y hacer todo aquello que le estaba prohibido.

Mas un suceso inesperado lo cambió todo. Durante una misión que la llevó fuera de las fronteras de Varja, su talento y belleza despertaron la atención del Ángel Caído Jigoku no Kami, quien se prendió de ella y, en un arrebato de pasión, aseguró que sería suya a cualquier precio. El caprichoso Kami uso un ancestral ritual para atraerla a él y atarla a un cuerpo terrenal que había preparado con tal fin. Desconcertada y lejos de todo lo que conocía, Ayl se encontró atrapada dentro de una forma mortal y al servicio de una deidad maquiavélica. Nada mas ser libre de sus antiguos amos, uno mil veces más exigente los había sustituido…

Jigoku no Kami ha puesto a Ayl temporalmente al servicio de Ophiel para ayudarle en su cruzada contra la Iglesia. En realidad, también espera que sea capaz de vigilar las acciones de su mas cercano “aliado”, sabiendo que el joven Ángel Caído puede llegar a ser imprevisible. Ayl espera aprovechar esa oportunidad para encontrar un método de romper el lazo que le une a su señor y obtener lo que tanto desea; su propia libertad.

Qué hará cuando la consiga, es algo que ni siquiera ella misma sabe aun...

Poderes y Habilidades

Verla en combate es un espectáculo fascinante, pues se mueve con una sensualidad y una belleza que solo se comparan al terror que produce a sus enemigos. Como el aterrador espíritu de la muerte hecho carne que es, Ayl tiene control sobre las almas de todos los que la rodean. Solo las personas con una presencia muy fuerte son capaces de resistirse a su influjo, mientras el resto expira con un mero deseo suyo. Igual que otros Shingami, posee también la capacidad de reflectar cualquier daño que ella o sus compañeros sufran, aprovechando incluso la muerte de un aliado en contra de sus contrincantes.

Curiosidades

  • Según AS, Aylydias tiene un 50% de posibilidades de lograr librarse del control de Jingoku no Kami.[2]
  • Suele trabajar junto a Dark Cheshire, uno de los agentes más antiguos de la organización, que se ha encaprichado de la Shinigami.
  • A diferencia de Aylydias, la mayoría de Shinigamis son Guerreros de entre nivel 6 (los menores) y nivel 10 (los mayores).[3]

Bibliografía

  1. Anima Tactics
  2. Foro de Edge
  3. Los que Caminaron con Nosotros pg. 150
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.