FANDOM



El tiempo es mi condena.

La carne… mi prisión.

Vayl

Vayl, Un hombre que lo ha dado todo por el Imperio.  Su alma. Su juventud. Su amor. Su vida.[1]

Apariencia

Pese a que acaba de cumplir los veinticuatro años, el cuerpo de Vayl es el de un hombre de casi sesenta No mal conservado, pero evidentemente viejo. Ese es el efecto secundario y la maldición de las hojas de Chronos; todo el tiempo que ha pasado usándolas repercuten él. Irónicamente, como una broma de mal gusto, sólo cuando activa sus poderes y el mundo se detiene, su cuerpo recupera el vigor de un joven de veinte años; su pelo es otra vez cobrizo en vez de gris, y su piel lisa en lugar de cuarteada.

Personalidad

Vayl cree sinceramente que su tarea como asesino es vital. "Necesita" creerlo, pues lo ha dado todo por ella. Cuando sus compañeros de la División Cerberus abandonaron el Imperio afirmando que lo que estaban haciendo carecía de sentido, su espíritu casi se quebró, pues significaba que sus sacrificios habían sido en vano. Por eso, cuando Janus Faith reapareció en su vida invitándole a volver a hacer algo valioso con su vida, Vayl aceptó sin dudarlo un instante. Necesita creer que la Niña Emperatriz será el faro de esperanza que traerá la salvación al mundo y que ayudarla en mantener las Logias Perdidas apartadas de manos peligrosas abrirá el camino de un futuro mejor para Gaïa.

Historia

De joven quería entrar a formar parte de la Orden del Cielo y  convertirse en un noble caballero, pero su idealismo murió cuando su aptitud natural para matar hizo que le trasladasen al servicio de inteligencia imperial como asesino. Durante más de dos años se le enseñaron todas las formas existentes de quitar una vida, convirtiéndose en uno de los mejores ejecutores de su tiempo. Finalmente, acabó siendo elegido para formar parte de un proyecto altamente secreto por su afinidad a las Logias Perdidas, pues era descendiente de la mismísima guardia pretoriana del emperador Andromalius. Dicha conexión le convirtió en el portador ideal de uno de los artefactos más poderosos de cuantos el Imperio ha conservado desde la Guerra de Dios; Los Filos de Chronos, una pareja de espadas cortas con la capacidad de controlar la velocidad con la que el tiempo fluye.

Sabe que el envejecimiento por el uso continuado de los Filos de Chronos le está matando.

Así que tiene que darse prisa. Tiene que demostrarse a sí mismo que todo ha valido la pena.

Las Hojas de Chronos

Cuando Vayl usa estas terribles armas el mundo parece detenerse  para él. La gente, el viento, los astros del firmamento... incluso su propio cuerpo se mueve a cámara lenta. Sólo su mente sigue  "avanzando". a su velocidad normal; para el resto de la creación es Vayl quien acelera sus reflejos hasta extremos Imposibles pero, por lo que a él respecta, cada fracción de segundo del "mundo exterior" es una hora en su mente.

Este fabuloso poder le permite reaccionar en los combates antes que nadie, al tener literalmente horas para interpretar los movimientos de su rival. Sin embargo, pese a la ventaja que representan, Vayl odia los Filos de Chronos, pues son la peor de las torturas. Cada vez que los activa se encuentra encerrado durante horas (a veces, días o semanas), en su propio cuerpo. La atención que tiene que dedicar a los combates es mínima; apenas unos segundos cada hora "de prisión" para ajustar sus movimientos y dirigir las armas hacia la apertura que ve claramente en la defensa del enemigo. Por ello, cuando ya ha puesto su cuerpo en acción, tiene enormes lagunas de tiempo muerto.

Enloquecedor tiempo muerto.

Durante esos largos periodos, su mente divaga continuamente, así que necesita algo a lo que dedicarse durante los combates para no perder su cordura. Por ello compone poemas,  Inspirándose en un libro que su compañera, Daniella Meris, le regaló. Sólo esa afición, y el secreto amor que siente por su amiga, hacen que su existencia tenga valor.

Bibliografía

  1. Anima Tactics
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.