FANDOM



Tener la conciencia limpia es síntoma de mala memoria…
Verónica

Hay una caravana de zinners dirigida por la Abuela Eva que, allí donde se detiene, cuenta con orgullo una historia; la de cómo, hace no mucho, ladrones de todas las ciudades del norte se reunieron para determinar de una vez por todas quién de ellos debía ostentar el título de Príncipe de los Ladrones. Mientras disputaban las pruebas que habían preparado. Una joven gitana llamada Verónica robó las posesiones de todos ellos sin que se dieran cuenta. Si el relato es cierto o no es algo que sólo saben la propia Verónica… y los mejores ladrones de Gaïa.[1]

Historia

Verónica es una maestra del robo. Ha sustraído suficientes cosas de valor como para no tener que preocuparse nunca más de su manutención en más de diez vidas. Pero eso no fue nunca suficiente, pues no era dinero lo que realmente buscaba cuando se convirtió en ladrona. Iba tras un milagro. Natalia, su hermana pequeña, estaba muy enferma y cada mes su estado empeoraba sin que nadie encontrase modo alguno de curarla.

Por esa causa, los primeros robos de Verónica tenían como fin obtener fondos con los que pagar las elevadas tarifas de los hospitales a los que llevó a Natalia, mas nada de eso parecía servir de algo. Desesperada, oyó un rumor sobre los experimentos médicos que se llevaban a cabo en Lucrecio y, pensando que podría obtener su “milagro”, se dirigió hasta allí con Natalia.

Una vez en el Principado, entró en unas instalaciones médicas pertenecientes a Wissenschaft (cosa que, naturalmente, ella no sabía entonces) en busca de avanzadas medicinas. Con serias dificultades atravesó las defensas de las instalaciones: inutilizó a los guardias, superó las protecciones sobrenaturales y los extraños sistemas de seguridad. Una vez en el centro del complejo, por una vez, se le acabó la suerte. A velocidad inhumana tres figuras ataviadas de negro (el equipo de asalto dirigido por XII) lograron inutilizarla, aunque no sin que antes se revolviera como pudo contra ellos. Justo cuando esperaba que le llegase el fin, una cuarta figura, recubierta completamente de vendajes, apareció en la estancia y le habló. Comentó que estaba impresionado, asombrado de que hubiera podido llegar hasta el laboratorio y, más aún, de que hubieran sido necesarios tres Cuervos para atraparla.

Desesperada, y comprendiendo que su muerte significaba también la de su hermana, Verónica suplicó que la dejase vivir. Semejante fuerza de voluntad parecieron despertar el interés de su interlocutor, que le preguntó cuál era la causa de esa absoluta “necesidad”. Sin nada que poder hacer o decir, Verónica se oyó a sí misma respondiendo la verdad, contándole todo lo referente a su hermana. El hombre, que se presentó como Reist Ebersbacher, sonrío y le hizo una oferta que la dejó boquiabierta. Si trabajaba para él, no sólo se olvidaría del intento de robo, sino que haría que su organización introdujese a su hermana en un proyecto que podría salvarle la vida. Por supuesto, aceptó sin pensarlo dos veces.

No obstante, insistió en probar ella misma los efectos del experimento con tal de asegurarse de que su hermana no corriera peligro. Así fue como la Princesa de los Ladrones se sometería a una versión muy reducida de los efectos del Proceso.

Gracias a la cura de Natalia, que parece estar funcionando sin problemas, Ebersbacher cuenta con la lealtad absoluta de Verónica. Además, sabiendo que ambas necesitan dosis cada cierto tiempo, de momento la Princesa de los Ladrones va a ser una de las mejores Arias a su servicio.

Poderes y Habilidades

Verónica siempre se ha comportado de forma arriesgada. Afronta con confianza situaciones que para otros serían temibles gracias a su habilidad y su suerte. Pero lo cierto es que hay más que eso; desde pequeña ha contado con un fuerte sexto sentido que, tras el Proceso, le permite incluso intuir acontecimientos futuros. Esto, unido a su percepción y a su capacidad física, mejoradas también por los experimentos de Wissenschaft, le da la capacidad de actuar en situaciones de peligro extremo y salir indemne.

Incluso siendo una luchadora de enorme talento, su mejor arma es su habilidad de robar. Puede apropiarse de cualquier cosa que desee en las situaciones más inverosímiles; hasta en mitad de un combate.

Curiosidades

  • Además del uso de las dagas, Verónica también es experta en el uso de Capoeira[2]

Referencias

  1. Anima Tactics
  2. Dominus Exxet: Los dominios del Ki pg 32
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.